Andres, Only the best im the world

miércoles, 10 de febrero de 2021

The first car designed and built in South America

 

 "The Grieve"


The first car designed and built in South America

Juan Alberto Grieve Becerra

Born May 29, 1877 - Lima, Lima, Peru, died in 1950 - Lima, at the age of 73.

His father, the Engineer Juan Crisóstomo Grieve Downing, had worked in the design and construction of the Central Railroad, the most important engineering work of the 19th century in Latin America. While his grandfather and his father were part of the Industrial Revolution, Alberto was a 20th century man. He studied at the Nuestra Señora de Guadalupe College and then entered the School of Engineers with honors in 1898 at the age of 20.

Juan Alberto Grieve, a fanatic of motor sport, in 1907 set out to build a superior vehicle that was
adaptable to the conditions that our roads had, sen put to work in his workshop until he had his 20 horsepower engine ready, the body, transmission, differential and engine were of his own design, he had almost passed one year in his Jr. Washington 117 workshop in downtown Lima trying to build it. The vehicle, which he named "Grieve", was made almost entirely from national materials. The only items that were imported were the Michellín rims (France), the Bosch ignition (Germany), and the carburetor.


Although Juan Alberto Grieve proposed to President Agusto B. Leguía to produce the car in Peru under the auspices of the government, the response that the President gave was: "We need products from advanced countries and not experiences with Peruvian products."


Sources;

General Archive of the Nation of Peru:

historiadelperu.info

facebook / juanalberto.grievebecerra

Version en españolen este link; https://actperu.blogspot.com/2021/02/el-primer-auto-disenado-y-construido-en.html


domingo, 31 de enero de 2021

Acho bordado en mi mente con hilos de oro

 


En su aniversario (ayer), le dedico unas palabras a nuestra querida plaza, palabras que escribí hace unos años cuando era la apoderada. Esperemos que esto pase y podamos volver a juntarnos en ella. Se extraña su magia. El arte que allí se logra...

ACHO

Por; Josefina Barrón

La observo pelar la madera y las paredes de los contrafuertes con sus propias manos. Conserva la tranquilidad de quien sabe que llegará a tiempo a completar la misión encargada, a pesar de parecer y ser titánica. Me deja ver cómo ha sido tratada la plaza. Se ha añadido capa sobre capa con elementos plásticos, con cemento, al final con tanta espesura sobre el adobe que no se le permitió respirar. Por eso fue inminente retirar y retirar, sacarle todos esos años y peso de encima, y dejarla hablar; permitirle a la plaza decirnos cosas, guiarnos hacia donde ella quisiera llevarnos. Y eso fue lo que pasó.

Ana Elisa Berenguel, alguna mañana húmeda de junio, 2014. Ella es arquitecta, especialista en restauración de patrimonio, profesora de la UNI. Su último proyecto, Casa Moreyra. La empresa que ha tomado las riendas de Acho la ha contratado para que renueve la plaza.

Tiempos. Cubren, tapan, enmantelan, abrigan, mienten. Estos son machones antiguos como la tradición cuenta. Contrafuertes de cuarto de milenio que sostienen gran parte de la historia de Lima. Han visto andar a presidentes y villanos. A veces, ambos en la misma e ingrata sombra, aquellas tardes de verano, antes de que la feria se hiciera en octubre, cuando arreciaba el verano y se toreaba debajo del sol inclemente. Hasta que el Zeñó Manué decidiera que era oportuno vincular octubre, al Señor que hacía milagros, a la fiesta brava, a Lima y su recutecu de domingos, antes de que fuera demasiado tarde y el mar, el sol, enero y la orilla cautivasen al limeño cansado del gris. Y dejasen de forjar afición taurina.

Cuando era niña, venía al tendido nueve, barrera. Mi madre extendía su mantón de manila. Mi padre, su
enorme sonrisa de ojos verdes. Una alfombra florida delante del ruedo. Pude oler la arena, oler al toro, escucharlo todo, hasta el  breve espacio entre vida y muerte desde mi pequeño recinto de colibríes y flores bordadas. Pero nunca advertí los contrafuertes y arcos de una de las plazas más antiguas del mundo. En ese entonces solo contaba la dimensión sensorial. La razón vendría con la madurez. Tarde.

Acho había sido, en el principio de la historia, intensa como su esencia taurina. Acho, la plaza, de origen en el barroco limeño, nació en un tiempo de claroscuros, en una Lima que no los lograba por su cielo gris, por su falta de sol y sombras. Por eso los colores fuertes, por eso en Lima el azul añil, el amarillo ocre, el rojo almagre, todos ellos protagonistas de las paredes de la plaza alguna vez. Eso lo cuentan los testigos que encontramos en las paredes de adobe que yacían ocultas.

Hoy regresamos al pasado, buscando reconciliarnos con sus muros de adobe, reivindicándolos para la historia de Lima. Si dejamos volar nuestra imaginación, podremos ver un Acho de ensueño, un círculo azul añil al final de una alameda de intenso verdor, luego de un puente y un río en que sobraban camarones y vergeles.

En fin. El pasado, pasado es. Pero Acho está, se empodera toda ella y quisiera el respeto que merece su solera. Ahora que ando por debajo de sus arcos, siento el eco de siglos de liturgia; con los ojos apretados espero que cada mano que toque uno de estos muros de adobe sepa lo que Ana Elisa y yo ya sabemos: que es mucho más que un edificio. Es el alma que se recupera.

Fuente;  Josefina Barron




martes, 24 de marzo de 2020

Claveles en el albero, siempre agradece el torero








Por; Luis Muñoz Palomo







REFRÁN TAURINO.

Claveles en el albero, siempre agradece el torero.

ESPAÑOLES ESENCIALES.

Luis Miguel González Lucas ( Dominguin ) admiraba a Franco, y el Dictador apreciaba sinceramente
a Luis Miguel y se divertía con sus audacias y sus irreverencias en las habituales cacerías a las que invitaba Franco al torero, juntos podían simbolizar algo así como el poder y la Gloria. La fama universal del menor de los Dominguines daba lustre a un poder cuestionado del que se convertía en embajador y de paso Luis Miguel se lucraba de la protección de Franco. Además, ambos se consideraban así mismos y recíprocamente, españoles esenciales. Es decir, triunfadores irrepetibles.
Justo es decir que, en ocasiones la generosidad de Luis Miguel usó estas prerrogativas para ayudar a amigos muy poco franquistas y, sobre todo, a su hermano Domingo. Carlos Abella contaba como Luis Miguel intercedió ante Franco por la vuelta y el perdón de otro español “ Esencial “ y universal: Pablo Picasso. Y se comentaba que Franco, tras escuchar a Luis Miguel, llamó a Camilo Alonso Vega, tan rudo e inflexible que se le apodaba “ Don Camulo “ y le dijo: Camilo, da orden de que cualquier persona que venga a España con Luis Miguel Dominguin, pueda entrar sin documentación por cualquiera de las fronteras.
La reacción de Picasso, de ser cierta no dejó en buen lugar la Ética política del genio de la pintura, ni  la firmeza de sus convicciones: mira Luis Miguel:
Yo no tengo nada contra Franco. Lo que pasa es que los comunistas han sido conmigo más cariñosos que los franquistas, por eso son amigos míos.
Conocí la finca De Arroyo Vil propiedad del Conde de Arjillo, padre del Marques de Villaverde, donde Franco invitaba a Luis Miguel a las cacerías, situada aproximadamente a siete Kms. de Mancha Real, dirección Puente del Obispo y Baeza, ver fotografía.







SIN PELOS EN LA LENGUA.




Don Ruperto Bosque, aficionado madrileño, publicó en el año 1897, bajo el título “ Ensayos Taurinos “ varias semblanzas de toreros y a uno de estos, que se quejó de no aparecer entre los retratados, le replicó Bosque así desde un periódico Taurino.

Su queja es del todo vana
y su protesta me sobra..
No le mencioné en mi obra,
Porque no me dio la gana...
Me gusta a fuerza de sincero,
hacer las cosas completas.
No cambian pues las maletas,
Entre tan buenos toreros.
Esta ya el caso explicado
y aquí no ha pasado nada,
Me tiene muy sin cuidado

sábado, 14 de marzo de 2020

De toros pintos y vacas pardas no podía pagar la pension






REFRÁN TAURINO.

De toros pintos, vacas pardas.

NO PODÍA PAGAR LA PENSIÓN.

Juan Belmonte García tartamudeaba. Juan estuvo varios meses en Valencia, nadie pagaba la
pensión de Belmonte; pero el futuro fenómeno continuó viviendo en casa de Julia. Rodeado de máximo cariño y respeto. Julia llegó a enamorarse del de Triana.
No lo diría nunca a nadie, y tal vez no lo supiera ni el propio Juan, si así fuese es que Belmonte tenía una venda en los ojos, lo que no era muy probable, tratándose de un muchacho tan avispado. Todo le parecía poco a Julia para el mozalbete que quería ser torero. Belmonte agradecido, tartamudeando ayudaba lo que podía en las faenas de la casa, de alguna manera había que pagar el hospedaje.
¿ Que pasa en la humilde pensión para tanto movimiento ? pues pasa que Juan Belmonte se vestirá por primera vez con un vestido de torero, va a torear una novillada sin picadores. Julia y sus hermanas están asustadas; Belmonte está pálido creen que tiene miedo y lo animan.
Mala tarde para Juan, un becerrete con muchos kilos, corniveleto le da su bautizo de sangre con una cornada en la pierna. Por la gravedad de su estado lo llevan al hospital.
Julia ha querido verle, está inconsolable. Así no se puede torear decían algunos, como se saca a los toros de la mismísima faja decían otros, que si es una máscara, que si es un genio, que no sabe lo que se hace. Los comentarios eran para todos los gustos.
Dado de alta en la convalecencia, Julia se lo llevó a su pensión. Juan decía:
Cuando yo sea matador de toros cambiara esta casa. Julia se reía ¿ Donde nos edificaras el Palacio señor millonario ? Iban transcurriendo los días y llegó su partida para Sevilla, Juan no podía hacerle frente a lo que adeudaba a Julia, todos lloraban y Julia no lo creía que tuviera que marcharse.
Belmonte volvió a Valencia en plena gloria, siendo el matador de toros de moda, y se hospedó en la misma pensión, en casa de Julia. El Pasmo de Triana cumplió su palabra y Julia y sus hermanas recibieron su protección. Juan pagó muy alto el precio de su estancia, cambió totalmente aquel negocio y lo hizo como siempre, tartamudeando.

EL NOVILLO SALTARÍN.





El día 4 de Diciembre del año 1892 se celebró en Madrid una novillada con cuatro toritos colmenareños de Berrocal, que fueron estoqueados por Miguel Báez “ Litri “ y Juan Ripoll “ Juanerillo “ diestro este que falleció trágicamente en Barcelona víctima de la cornada que le infirió un astado de la ganadería de Arribas.
En aquella novillada hizo su presentación “ Juanerillo “ con poca suerte por cierto. La curiosidad que ofreció dicho espectáculo, fue que el cuarto novillo lidiado casi de noche, saltó al callejón nada menos que veinticinco veces y lo intentó ocho veces más. El novillo se llamaba “ Tachuelo “ colorao ojo de perdiz. Pasando a ser el toro que más veces ha saltado la barrera en la historia del toreo.


Por; Luis Muñoz Palomo







martes, 10 de marzo de 2020

El torero que no hace la cruz al entrar a matar, se lo lleva el Diablo






REFRÁN TAURINO.

El torero que no hace la cruz al entrar a matar, se lo lleva el Diablo.

BELMONTE Y EL GALLO SE QUITARON EL SOMBRERO.

Ocurrió en Barcelona en una corrida a beneficio de la Asociación de la Prensa, el día 13 de Julio del
año 1941 en la que actuaban mano a mano Manolete y Marcial Lalanda con toros de Contreras. La víspera habían toreado un festival Rafael El Gallo y Juan Belmonte, los cuales ocupaban aquel día unas localidades de barrera. El público les había tributado una clamorosa ovación al descubrirlos. La corrida se deslizaba sin ninguna cosa notable que señalar, pues todas las ovaciones eran para Rafael y para Juan, las dos viejas glorias del toreo.
Estos se levantaban y saludaban cortésmente mientras los toreros en el redondel aguantaban el chaparrón.
Pero salió el último toro de la tarde, un toro ejemplar muy bravo al que Manolete le dio una lidia magistral, a sus peones les suplicó que no lo tocaran, al varilarguero de su cuadrilla le mandó que solo le diera un picotazo. Manolete toreo con el capote magistralmente y la plaza se iba convirtiendo en un manicomio.
Manolete brindó la muerte del bravo toro a los dos veteranos matadores y aquello fue el delirio el público no se ocupaba ya de otra cosa.
Rafael El Gallo y Belmonte no eran precisamente dos indocumentados en el toreo a los que se podía engañar con trucos baratos, se alzaban de sus asientos y aplaudían con entusiasmo caluroso. Aquella tarde cortó Manolete en aquel toro, las dos orejas, el rabo y una pata, y los primeros sombreros que cayeron al ruedo, fueron los de Rafael y Juan, sombreros que Manolete se llevó al hotel y con ellos en la mano besó a su Virgen de los Dolores y a San Rafael.
Lo anecdótico de la tarde fue, que Rafael y Juan se personaron en el hotel y Juan le dijo a Manolete:
Venimos a por los sombreros porque los hemos alquilado esta mañana, Manolete le contestó que él pagaba los sombreros pero que eran para él. Así quedó la cosa y Manolete guardó aquellos sombreros con el mayor respeto a dos grandes del toreo.

MIENTRAS TENGA UN CAPOTE EN LAS MANOS.

Rafael Gómez Ortega “ El Gallo “ fue un diestro muy singular y un hombre desconcertante. Cuando su padre Fernando “ El Gallo “ tuvo la certeza de que iba a morir cogió, emocionado, la mano de su esposa “ La Seña Gabriela “ y le dijo:
Gabriela, muero tranquilo porque mientras Rafael pueda tener un capote entre las manos, no os faltará que comer.
José María Cossío en su libro “ Los Toros “ dice entre otras cosas:
Rafael es bonísimo, afable, prudente, cariños, ingenuo, hasta incurrir con frecuencia en lo inocente, a
pesar de su clara inteligencia; melancólico y distraído; compasivo ante las desgracias ajenas, pésimo administrador de los muchos dineros que ganó, buen amigo de los suyos; dispuesto siempre a hacer el bien, por lo que expuso su vida en contables ocasiones en corridas benéficas. Para él la mayor felicidad era que le dejaran hacer una vida plácida, tranquila y sin alteraciones, compensación de las violencias en que le llevó en muchas ocasiones su azarosa vida.
Fernando “ El Gallo “ padre de Rafael, no se equivocó, Rafael con su capote tiró para delante con la casa de La “ Seña Gabriela “